"EN ALGUN LUGAR, BAJO LA LLUVIA, SIEMPRE HABRA UN PERRO ABANDONADO QUE ME IMPEDIRA SER FELIZ" Jean Anouilh

sábado, 23 de agosto de 2014

Vieja mesilla de noche, transformada en... algo rojo y brillante




Alguien que se creía muy creativo, pintó de azul y blanco, esta vieja mesilla de noche. Tan creativo era, que le cortó las patas (¡Que horror!) y pintó hasta el mármol (¡Terrible!). Al decapar el mueble y eliminar toda la pintura, se apreciaba que antes de azul y blanca, esta mesilla fue roja y blanca; incluido también el mármol.

Tras todo el esfuerzo para eliminar capas y capas de pintura, con una pistola de calor, incluidos los tiradores metálicos, la mesilla quedó bastante triste, para mi gusto. Como daba mucha pena, me propuse alegrarla.







El mármol era imposible dejarlo impoluto y sin rastro de pintura, 
por lo que tuve que utilizar una lijadora, con lo que quedó,
obviamente, absolutamente mate.






Compré unas bolas de madera, para añadirselas a las patas 
con unas espigas y cola y así, alargarlas unos centímetros.

Pensé en varias posibilidades, para decorar el mueble.
Como además, mi vida es un caos, con escaso tiempo libre,
he tardado meses en terminar el trabajo. Durante este tiempo,
cambiaba de ideas, colores y materiales...

Un día, me fijé en unos rollos de papel que había comprado 
hace tiempo. Papel cubierto de purpurina brilli brilli,
roja y oro. ¡Se me encendió la bombilla!







También busqué en mi caja de molduras y elegí unas a las que cubrí 
de pintura dorada y ya puestos a rizar el rizo, pegué unas piedras rojas.

Con piezas del papel elegido encoladas, fui forrando el mueble.

Quienes me conocen o conocen mis muebles decorados,
ya saben que tiendo a excederme y complicarme la vida.
¡Con lo fácil que sería pintarlo de blanco uniforme de arriba a abajo!
Pero yo no soy de esos gustos minimalistas, por suerte





Ya finalizado el empapelado, le cubrí entero con al menos,
seis manos de barniz, para protegerlo y en concreto,
para proteger la purpurina.

También le añadí un remate al mármol, que para volver 
a hacerle brillar, también barnicé con varias manos.

¡Voilá!




A la anilla del tirador de la puerta, por supuesto,
le añadí una borla con cuentas.
¡Era inevitable!




Algunas fotos, al estar hechas sin flash,
han salido un tanto movidas, pero con flash,
el color salía más anaranjado e irreal.




Para integrar el mármol con el mueble, antes de barnizarlo,
le añadí algunas vetas con oro.





Dependiendo de la luz recibida, el brillo y fulgor 
del mueble, resulta espectacular.
Sí, ya se que no es precisamente para todos los gustos,
pero se trata que sea del mio, perdónenme.




Como, si algo falta en mi casa, además de salud y dinero,
es espacio, he quitado una pequeña silla que no usábamos,
para ubicarlo. Aún no sé que le colocaré encima.
he improvisado con cuatro cosas, para las fotos.





La bella rusa, Tallulahen el marco sobre la mesilla
tumbada en el pasillo.



Pues yo creo, que además de llamativo,
este pequeño mueble posee sentido del humor.
¿O también serán cosas mías?


martes, 19 de agosto de 2014

Nunca hay que perder la esperanza



Hace dos viernes, por la noche, mi hermano Oliver y yo, disfrutábamos del concierto celebración del 25 aniversario de "Les Misérables", tirados en la cama, mientras las galgas, Lolita y Tallulah, debido al calor de agosto en Madrid, andaban tiradas por los suelos y el pequeño Margarito, alternaba la comodidad de la cama, con también, el más fresco suelo. Nos emocionamos hasta las lágrimas tanto, del espectacular y conmovedor final del concierto,  con toda la compañía y coros, a los que se unieron los veteranos intérpretes de la primera compañía que representó el show hace 25 años, los autores... cantando ante la entusiasmada audiencia de miles de personas, que lo repetimos varias veces. ¡Estábamos en éxtasis! 







Pero la vida actúa de forma misteriosa y poco nos imaginábamos lo que nos esperaba, en unas pocas horas...

Como soy un ser nocturno, me acuesto muy tarde, pero antes, bajo a mis tres criaturas, las galgas y Margarito al patio para su último pis. Al subir de nuevo a casa, noté rara a Tallulah, la rusa. Tenía la mirada como perdida, los ojos muy abiertos y tumbada en el suelo, un tanto rígida y con el cuello en una posición que hacía que volviera la cabeza lateralmente hacia atrás. Le dí las cookies que les doy cada noche a los tres antes de irnos a dormir y ni siquiera los miró. Comer es lo que más le gusta en el mundo a Tallulah. Pensé que podría estar agobiada por el calor, pero me empecé a preocupar.




No hice fotos de Tallulah durante este suceso,
pues no era momento de pensar en fotos.
Pondré solo bonitas fotos de ella. 




A los pocos minutos, se había levantado y subido al sofá. Estaba tumbada y con un aspecto aún más raro. Se la veía aún más rígida, con los ojos como un cordero degollado (triste imagen) y como ausente. Mi hermano y yo, definitivamente, nos alarmamos. Ya eran como las 4:30 de la madrugada y decidimos llevarla rápidamente a urgencias. La bajamos del sofá pero no se tenía de pié. Las patas se doblaban sin fuerza alguna. La tumbamos sobre una manta doblada por la mitad y como para nuestra desgracia, no tenemos coche, llamamos a un taxi avisando que llevábamos a un perro grande. Agarramos la manta por las cuatro esquinas y como en una camilla, la metimos asustados en el ascensor camino de la calle. Desde abajo, oíamos como Lolita y Margarito, al unísono, aullaban desde casa. Debían de estar oyéndoles todo el vecindario. Eso hizo que nos estresáramos aún más.






Angustiados y acelerados, llegamos al taxi que esperaba en la puerta. Un taxista debe de tener la idea de que un perro grande es un labrador o un bóxer. Cuando él vio a Tallulah, una borzoi de más de 40 kilos, casi 80 centímetros de altura hasta la cruz y llena de largo pelo se quedó lívido y debió de pensar que era un pony. La tumbamos en el asiento trasero y corrimos a la clínica de urgencias. Nos recibió un veterinario que comenzó a reconocerla mientras escuchaba lo que, asustados, le narrábamos sobre como había empezado todo. Tenía más de 40 de fiebre, lo que es mucho para un perro y parecía no reaccionar a nada. Yo, aterrorizado, con náuseas, debido a los nervios agarrados en el estómago y muy alarmado, me sentía a punto de desplomarme en el suelo. El veterinario empapó de agua un absorbente y se lo colocó entre las patas traseras, pegado al vientre y la cubrió entera con una toalla grande, también empapada en agua. Le puso una vía y le comenzó a administrar suero y medicamentos. Nos dijo que podría tratarse de algo neurológico, un pinzamiento en las vértebras o un trombo. Había que hacerle análisis, ecografías e incluso podría también ser necesario, una resonancia, pero en esa clínica de urgencias, no disponían de los aparatos necesarios. Habría que trasladarla a otra. Eran como las 6.30 de la mañana y estábamos agotados, sin dormir y al borde del colapso. Él no sugirió que la dejáramos en la clínica hasta que cerrara a las 10 de la mañana, que nos fuéramos a casa hasta entonces. La fiebre le había bajado y tenía mejor aspecto. La colocamos en el suelo, sobre la manta y Oliver y yo nos fuimos a casa angustiados y sufriendo por nuestra bella rusa.






Antes de llegar al portal, oímos a Margarito ladrando, como siempre hace enterándose sorprendéntemente,  de nuestra llegada. Lolita y él nos recibieron como si no nos hubieran visto en un año. Nos bebimos un vaso de Coca Cola, que es lo único que ingerí durante muchas horas y nos tumbamos agotados en la cama. Al llegar la hora en cuestión y machacados por toda la angustia y lo siniestro de esta vida, corrimos de nuevo a la clínica. Tenía mejor aspecto, pero seguía sin poder mantenerse en pie. En otro taxi, la llevamos a otra clínica en el barrio de San Blas, que está lejísimos de donde vivimos, para que le realizaran todas las pruebas necesarias. Ecografías, radiografías, análisis y demás, solo sugerían que podría tratarse de un pinzamiento de las vértebras del cuello. Yo seguía angustiado, con náuseas y bebiendo Coca Cola. Debíamos dejarla en observación durante 24 horas, pero esta clínica cerraba por la tarde y allí no era posible. Nos sugirieron una de la zona de Atocha, que también está lejos, muy lejos de nuestra casa. Volamos a otro taxi, cargando con una pobre rusa enferma y harta de tanto viaje y allí quedó la criatura, tratando de levantarse sin conseguirlo, cuando nos despedimos de ella. Nos rompió el corazón. ¿Como hacerla saber que volveríamos a por ella? ¿Que no la abandonábamos?







Pensé en todas esas criaturas que no son adoradas por sus amos y son abandonadas con tanta facilidad como falta de remordimientos. Me entristecí aún más.




Loki, cachorro de 7 meses en la perrera de Logroño. 
Si nadie lo ha impedido, ha sido sacrificado este pasado domingo




Lo que mi hermano y yo, pasamos durante esas horas, no se lo deseo a nadie. Bueno, a Rajoy y sus secuaces, si. Pero no haciendo que sufra ninguna inocente criatura, por supuesto. Por que además, he de decir, que el Partido Popular subió el IVA de los veterinarios al nivel del de el teatro, lo cual les define. Solo esa noche, nos gastamos 450€. Al final, no se le hizo una resonancia (400€) que sugerían y tampoco hubo que operarla (más de mil euros), como nos dijeron de forma alarmante.

Tener buenos amigos en esta vida, es más importante y valioso que el sexo, por decir algo valioso e importante. En este tipo de situaciones, valoras el apoyo moral de la gente a quien importas, aún en la distancia. Se lo preocupadas que vivieron esta dramática situación, mis amigas repartidas por diferentes puntos de España. Cuando no encuentras apoyo ni ayuda en tu entorno más cercano, que mi amiga Lucía (Santa Lucía, para mí, es ella) que vive en Cuenca, se empeñara en venir rauda en coche a Madrid a ayudarnos, me emocionó. Nos emocionó a Oliver y a mí. Sus WhatsApps, insistiéndome en que le dijéramos donde estábamos, debería tatuarmelos en mi cuerpo. Por supuesto, no acepté.




Tal cual, pero con coche



El viernes por la noche, llamamos a la clínica para saber como estaba Tallulah. Tenían un horario muy estricto de llamadas y nos pilló haciendo la compra semanal que no podíamos retasar. Aún no habíamos dormido nada y al llegar la hora, Oliver llamó. Le dijeron que la pobre rusa se había puesto en pié y estaba caminando. También nos dijeron que se había pasado la noche llorando. ¡Ella, que parece una esfinge y nunca se queja de nada! Agarrados al rebosante carro del hypermercado y lejos de ella, lloramos de alegría. Y lloré hasta llegar a casa.

El sábado, teníamos que ir a buscarla a la clínica. Lucía, me contó que ella y Fernando, su marido (¡Otro santo varón!) tenían que venir a comer con familiares a Rivas, que para mí, es como decir Pernambuco, por lo lejos que está del centro de Madrid. Y me insistió que nos esperarían en la puerta de la clínica, para traernos a Tallulah a casa. Fernando, además, quería conocernos. Yo no se lo que le habrá contado ella de nosotros, para que el pobre Fernando tuviera ese interés. Por supuesto, ellos llegaron a la clínica, antes que nosotros. Tenemos una horrible y a menudo infundada fama de impuntuales, pero debe de ser cierta, cuando nos retrasamos hasta en ocasiones importantes, como esta. Después de sinceros saludos, besos y abrazos, entramos ansiosos en busca de la rusa. Nos pidieron que esperáramos y a los pocos minutos, nos emocionamos al verla venir despacio, pero con decisión, por el pasillo, pero ella... no se detuvo ni a mirarnos y siguió hasta la puerta de la calle. Parecía dolida y enfadada por haberla dejado en ese lugar.






O tal vez, solo ansiosa por salir de allí. Charlamos durante unos minutos con el veterinario y se creó un momento tenso, cuando Oliver le comentó que los precios le parecían excesivos. 180€ por una noche en observación, es mucho más de lo que cuesta una habitación de muchos hoteles. El veterinario, claramente indignado, dijo que tener un perro es un capricho y que si no puedes afrontar los gastos de ese capricho, que no tengas perro. Ese comentario, nos pareció muy desagradable y poco apropiado, y más, viniendo de un veterinario, que debería saber y ser consciente, de lo que tener perro, o mejor dicho, compartir tu vida con un perro, significa para muchas personas. Yo me mordí la lengua y sentí como Lucía, que tiene familia extrameganumerosa de cuadrúpedos, también se la mordía y se agarraba a sí misma, para no plantarse delante de él y decirle cuatro cosas. Oliver nunca, nunca, se muerde la lengua y le dijo simplemente que para él, un perro no es un capricho, es una necesidad. El veterinaro enmudeció. A Tallulah solo le faltó insultarnos a todos, para que la sacáramos de allí de una puta vez.






La pobre criatura, se pasó varios días débil y tambaleándose como a punto de desplomarse. Pero lo importante, es que seguía con nosotros. El lunes, la chica que se encargó de hacerle todas las pruebas en San Blas, la vio en la clínica de mi barrio, pues es la sustituta de mi veterinario habitual. Me contó, que cuando habló el viernes con alguien de la clínica donde se había quedado en observación y le dijeron que Tallulah ya estaba de pie y caminando, se sorprendió muchísimo. Ella cree que de un pinzamiento en las vértebras, que supuestamente le dejaron en ese estado, la recuperación es más larga. Se inclina en creer que más bien es cosa de un trombo en el cerebro, que por lo visto, sí es más de rápida recuperación. Yo no se que pensar. Solo se que sigue con medicación y espero que no vuelva a pasar por todo esto nunca más. Ahora,  cuando se pone contenta, a pesar de sus 9 años de edad, agarra con la boca uno de sus peluches que pueblan la casa y corre por el pasillo feliz. Vuelve a ser ella. Pero aunque ha pasado más de una semana, aún la miramos con preocupación. Es lo que tiene el querer como se merecen a estas criaturas. Nunca hay que perder la esperanza.







Siento una gran pena por los perros y gatos que son despreciados y abandonados cuando su salud se ve afectada. Estoy harto de difundir casos así, en Noble Galgo. Rompe el corazón pensar en ellos, sin nadie que se preocupe de cuidarles como merecen.




La pobre Galicia, abandonada en este penoso estado





Por no hablar, del repugnante estado en que los galgueros mantienen a sus galgos. Luego pretenden que la caza con galgo sea Bien de Interés Cultural...

(Por favor, pon antes en pausa el reproductor de música, en la barra inferior de la pantalla. Gracias) 





Estos vídeos, son todo lo contrario al anterior. Demuestran lo que es el talento, la sensibilidad y el crear cosas dignas de elevar el espíritu. Todo lo contrario a los gañanes de la escopeta y los fríos y sucios zulos llenos de tristes galgos. No me deja YouTube insertarlos aquí, pero son una muestra de lo que nos emocionaba a Oliver y a mí, antes de que se desatara el drama.

El primero es del número final antes del entreacto: "One Day More".

https://www.youtube.com/watch?v=M78k8fqnxY4&list=LL-VYkQRxw-2GWxeRWBZaiqw&index=4

Este es del mismo tema, pero cantado después de terminar el show, por la compañía veterana de hace 25 años. La calidad es penosa, pues está grabado por alguien del público. Al magnífico Ramin Karimloo apenas se le oye, pero aún con mala imagen y sonido, merece la pena.

https://www.youtube.com/watch?v=tTnzAD58xh4&index=5&list=LL-VYkQRxw-2GWxeRWBZaiqw


Gracias a todos los que os habéis preocupado por Tallulah y en especial, a esas dos buenas personas, Lucía y Fernando.





lunes, 18 de agosto de 2014

Como la mayoría de los mortales.




Hay personas, que tienen muy fácil o bastante más fácil que el resto de nosotros, el tener un aspecto por encima de la media. Las celebrities, son unas de esas personas. ¿Que pasaría si esos personajes que a menudo nos impresionan con su envidiable aspecto, carecieran del dinero suficiente para no poder permitirse asesores de imagen, estilistas, entrenadores personales, dietistas, cirujanos... o simplemente carecieran del más mínimo estilo? ¿Que pasaría, si no se vistieran con los diseños de grandes firmas y desconocieran lo que es la Haute Couture


Los personajes que se nos muestra en Planet Hiltron, en una serie de fotografías llamadas "Celebrity Make Under", parecen que están lejos de ser considerados iconos de estilo, de ser envidiados por su aspecto, que nunca en su vida han ojeado un VOGUE, o que carecen de tiempo y dinero, para pagarse un gimnasio o un cirujano plástico, que se visten en los lugares más baratos o vulgares y que solo pueden frecuentar las peluquerías más cutres. Sus vidas parecen tristes. Es decir, como la mayoría de los mortales, entre los cuales, por supuesto, yo me incluyo. ¡Ah! La mujer de la primera fotografía, se llama Sarah Jessica Parker.





Madonna, de 55 años, que nunca ha salido de Míchigan, 
con su hija LourdesLa mamá, es célebre en la comunidad 
por sus tartas de calabaza y asistir a misa diaria.
 La niña le ha salido un poco díscola y su madre no quiere 
que se dedique al pop. ¡Las cantantes de hoy en día, 
se visten como guarras!



Johnny Depp, siempre soñó con triunfar en Hollywood,
pero a sus 51 años, aún vive con sus padres y trabaja 
en una gasolinera, con un mísero sueldo




Jennifer Aniston, en una pausa, mientras limpia el baño.
Su marido la abandonó por otra hace 8 años.
aún no se ha recuperado



Jennifer Lopez, en su trabajo de asistente social en el Bronx.
Odia el maquillaje, los escotes y las peluquerías.



William y Kate. Él posee una inmobiliaria de éxito,
pero a ella la tiene en un puño. Come chocolate compulsivamente



Nicole Kidman, fichada por la policía en un pueblo remoto de Australia,
por robar seis cajas de Donuts en un supermercado.
Es reincidente.



Una tal Beyoncé, con su marido.
Él la engaña con su secretaria. Ella lo sabe y lo lleva con  resignación, 
aunque también con frustración y crisis de ansiedad, 
de ahí la caspa sobre sus hombros



El entrenador del equipo de un instituto de Siracusa, Tom Cruise.
Está secretamente enamorado de uno de los chicos del equipo




Brad y Angelina viven en una caravana en Minnesota.
No tienen un dólar. Ella posa con un vestido que ella misma
cosió con una colcha, para la boda de su cuñada.
Están lejos de ser felices



Stefani Joanne Angelina Germanotta
soñando con llegar a ser una excéntrica estrella del pop 
y hacerse llamar Lady Gaga. Mientras, trabaja como secretaria 
en un negocio de coches de segunda mano
Se ríen de ella, cuando dice que un día saldrá en la portada de VOGUE



David y Victoria Beckham. Es ella la que le engaña a él,
con su cuñado 15 años más joven. Se ven todos los jueves 
en el mismo hotel. David vive en Babia.
La sangre joven es lo que tiene



 Kanye West y Kim Kardashian tampoco son felices. 
La única excitación en sus vidas, son las comidas familiares



John Travolta es soltero y propietario de un restaurante italiano en
 Englewood, Nueva Jersey. Aunque no lo parezca, en los años 70,
fue un fantástico bailarín. También fue el más popular del instituto



Milye Cyrus, es famosa en su pueblo, como bailarina de barra
en un bar de bailarinas exóticas. Dicen que su lengua es un prodigio



Paris Hilton, en su bar de Alabama. Lleva con alegría lo de ser calva.
Posee docenas de pelucas que presta a sus amigas



Anna Wintour a punto de comenzar su actuación,
en un club para hombres. Lanza pelotas de ping-pong,
con cierta parte de su cuerpo. Desconoce lo que es el estilo y la clase.



La inglesa Amy Winehouse, posee una gran voz.
Su sueño sería triunfar en la música, pero tristemente, nunca 
llegará a nada. Aunque canta en reuniones familiares 
y en bodas con una orquesta.



Esta otra Sarah Jessica Parker, piensa que la moda es algo banal
y frívolo. Lo importante en su vida, es su rancho en Nebraska



Lindsay Lohan es adicta al tabaco y a los dulces,
pero tiene una existencia aparentemente feliz.
Merece un buen hombre



Scarlett Johansson es feliz trabajando en un laboratorio fotográfico.
Frecuenta un bar solo para mujeres



De nuevo, otra tal Madonna, pero esta se dedica a enseñar
a mujeres a conocer sus cuerpos y disfrutar con el sexo tántrico.
Ella misma, es muy flexible



Otra Jennifer Aniston. Resignada, aunque feliz 
soltera y admiradora de Hillary Clinton



Jennifer L. y Marc A. se prometiron en matrimonio
la misma noche en que se conocieron. Duraron poco.
¡Pero que les quiten lo bailáo! 



Pamela ha encontrado la serenidad y vive feliz 
con un hombre que podría ser su padre.
Le encantan las barbacoas y las hamburguesas



Gwyneth Paltrow no soporta que le toquen el pelo. 
Se lo corta y cuida ella misma. Es bipolar



Fergie también es calva, pero le gusta arreglarse para atender 
su bar en California. Aunque tampoco es feliz.
Conoce demasiado bien a los hombres. 
Nada bueno puedes conseguir de ellos



Esta tal, Britney Spears, es cleptómana. Su obsesión,
son los artículos para fiesta. Siempre la pillan



Las hermanas Olsen, nunca llegan a final de mes.
Ambas están ansiosas por encontrar un gran partido
y vivir relajadas. La rubia se gastó todos sus ahorros en unas prótesis,
pero lamentablemente, no han surtido mucho efecto



Paris Hilton heredó un motel de su famila
y no tiene queja de la vida. Pero solo confía en sus chihuahuas.
La entiendo bien



Mariah Carey es instructora de gimnasia. 
Solo viste pantalones y nunca en la vida se pondría tacones



Otra Madonna. En este caso, es la propietaria de una agencia
de chicas de compañía. Un oficio tan digno como cualquier otro.
Se la ve con mucho mundo.
En su juventud, se obsesionó con la religión, pero vio la luz.
Solo sale con hombres maduros



Rihana es la esposa de un predicador de Savannah.
No le ama, pero le da seguridad económica.
Otro ser resignado



Mr. y Mrs. Pattinson. Ella es feliz junto a él.
Robert es un buen hombre que la colma de cariño,
aunque siempre está probando nuevas dietas.
Pero le encanta la comida italiana con mucho ajo



Britney Spears, se llama también esta mujer. 
Necesita desesperadamente ser querida.
¿No lo necesitamos todos?

Galgo lover

Galgo lover

CD QUE ESCUCHO ESTOS DÍAS:

CD QUE ESCUCHO ESTOS DÍAS:
¡Me encanta! ¡Me encanta ¡ME ENCANTA! Preciosos temas satandards, maravillosamente producidos. Su voz y estilo parecen los de una jovencisíma Etta James. No me extraña que fuera el cantante favorito de Billie Holiday.

ANTES:

ANTES:
Aunque después de una primera escucha, parece que ninguna de las canciones de este CD es memorable, si son en su totalidad, muy, muy agradables de escuchar. Relajadas, intimas, románticas e incluso tristes. Y muy bien producidas. Para una noche relajada y una copa de vino.

ANTES:

ANTES:
¡Genial! Otro gran descubrimiento. Mejor cantante que otros famosos crooners y muy bien producido. Es un placer escuchar sus versiones, como "I've Grown Accustomed to Her Face". Me ha encantado.

ANTES:

ANTES:
Preciosas canciones, como The "Lipstick On His Collar", de sonido oldie, con buenos e incluso buenísímos arreglos. Cuanto más lo escuchas, más te gusta.

ANTES:

ANTES:
¡Magnifica! Una de las mejores y acompañada por una orquesta fantástica. Los arreglos de cuerdas de "Paradise" deberían haber sonado así, en ese lugar. Pero la versión movida de "What'll I do", me ha horrorizado, siendo una canción tan triste y siempre versionada como balada.

ANTES:

ANTES:
Mi Robbie Williams favorito, cantando standards como el crooner más experimentado. Y con sentido del humor, como en alguno de sus propios temas. Muy disfrutable. Epecialmente, Puttin' On The Ritz, Minnie The Moocher y otras varias.

ANTES:

ANTES:
Hacía décadas que lo escuché por primera vez. Sigue siendo, casi en su totalidad, fantástico y memorable. Y esta edición facsimil es una joya, calcada del vinilo original. Como deberían editarse todos los CD's.

ANTES:

ANTES:
No me vuelve loco la música demasiado electrónica, pero me ha gustado mucho como suenan algunas canciones de este disco.

ANTES:

ANTES:
Este es un CD, que no se por que razón, siempre he ignorado y me ha gustado mucho, especialmente cuatro o cinco canciones.

ANTES:

ANTES:
Una de las mejores voces de los 80, en un disco con temas sensibles y muy agradables de escuchar.

ANTES:

ANTES:
Me vuelve loco "Get Lost" y por eso lo compré. Hay momentos en que Beth Ditto parece La Ciccone, pero con mejor oído :) como en "Get a Job". En general, me ha gustado mucho.

ANTES:

ANTES:
No es solo música maravillosa de otra época, incluso parece música maravillosa de otro mundo más avanzado que el nuestro, lo cual da que pensar.

ANTES:

ANTES:
¡Nostalgia de los 80! "Americanos" es una de mis canciones favoritas de esos años :)

ANTES:

ANTES:
Una versión masculina y para jóvenes de los 50, de Julie London. Es fácil imaginar el efecto que sus canciones y su voz, causaría en los que le escuchaban. Más sensual que muchas obviedades de hoy en día.

ANTES:

ANTES:
Hacía mil años que no escuchaba a la Pasadena Roof Orchestra y me entusiasma tanto como entonces.

ANTES:

ANTES:
¡Genial! ¡GENIAL! ¡¡¡GENIAL!!! Genial cantante. Otro feliz descubrimiento.

ANTES:

ANTES:
Un gran descubrimiento. Cuanto más lo escuchas, más te gusta.

ANTES:

ANTES:
Temas tan conocidos y escuchados que ahora suenan de forma diferente, pero genial.

ANTES:

ANTES:
Maravillosas versiones al mejor estilo clásico, como deben sonar. Y buenísimos arreglos.

ANTES:

ANTES:
Un genial descubrimiento. Lo mejor de los 70 y 80, en un gran CD y fantástico cantante.

ANTES:

ANTES:
Aún mejor que el anterior. Muy disfrutable. Mejor que la inmensa mayoría del pop actual.

ANTES:

ANTES:
Fantásticas versiones. Además de actor y bailarin, Chakiris es un fantástico cantante. Un placer escucharle.

ANTES:

ANTES:
Perfectamente producido e interpretado. Cuanto más lo escucho, más me gusta. Y algo poco común, es que el CD extra, está a la altura también.

ANTES:

ANTES:
¡Fantástica! Algunas canciones parecen parte de la banda sonora de una película de John Waters. Otras de un espectáculo de burlesque.

ANTES:

ANTES:
Siempre me ha gustado más que Sinatra. Muchos me han gustado más que Sinatra.

ANTES:

ANTES:
Tremendamente sensual y un placer de escuchar, aunque las versiones que hace de canciones de Marilyn, no consiguen mejorarla, lo cual no es raro.

ANTES:

ANTES:
Sí, Norman Bates canta. Y te gustará, como a mí, si te gusta Chet Baker

ANTES:

ANTES:
Bastante oscuro e incluso depresivo (lo cual, en música, no es negativo), pero merece mucho la pena, en especial, entre otras, "Glory Box".

ANTES:

ANTES:
Una joya. Especialmente Audrey cantando Moonriver.

ANTES:

ANTES:
Lo más plácido y agradable desde Julie London. ¡No te cansas!

ANTES:

ANTES:
19 temas clásicos, orquesta de Gordon Jenkins y Nilsson. Un relajante placer.

ANTES:

ANTES:
Me gustan mucho en los momentos álgidos, cuando estallan la orquesta y sus voces. Pero no entiendo que cambien el idioma de canciones tan famosas.

ANTES:

ANTES:
Bebe Neuwirth y Nathan Lane juntos, un gran placer. Y está lleno de grandes canciones.

ANTES:

ANTES:
Muy triste de escuchar, por obvias razones.

ANTES:

ANTES:
¡Impresionante voz!

ANTES:

ANTES:
¡Fantástica! me encantan unas cuantas versiones que parecen estar hechas para un espectáculo de burlesque.

ANTES:

ANTES:
Repleto de joyas. Mr. Bennett acompañado de Winehouse, Gaga,Lang, Bubblé...

ANTES:

ANTES:
Su primera grabación en vivo. Imprescindible y genial.

ANTES:

ANTES:
SPECTACULAR! SPECTACULAR! Especialmente los temas producidos por BLAM, Abrahams, Armstrong y DeVries.

ANTES:

ANTES:
Muy, muy agradable y eso es dcir poco.

ANTES:

ANTES:
Muy disfrutable. En especial "Où est ma tête?". Una canción que empieza diciendo: "He perdido la cabeza en la Rue Saint Honoré" te tiene que gustar a la fuerza .

ANTES:

ANTES:
Preciosas versiones y una virtuosa al piano.

ANTES:

ANTES:
Muy disfrutable. Especialmente, "Lonley Avenue" que es una joya.

ANTES:

ANTES:
¡Genial!

ANTES:

ANTES:
Sus últimas grabaciones de estudio. Algunas, joyas.

ANTES:

ANTES:
Desde hace años, mi disco favorito. No me canso de escucharlo. ¿Hace falta decir más?

ANTES:

ANTES:
Un placer con mucho encanto.

ANTES:

ANTES:
¡Unica!

ANTES:

ANTES:
Se te van solos los pies. ¡Muy disfrutable!

ANTES:

ANTES:
¡Tanto Lady GAGA! ¡Tanto Lady GAGA!

ANTES:

ANTES:
¡Es Judy! ¿Hace falta decir más?

ANTES:

ANTES:
Un placer exquisito.

Antes:

Antes:
¡Genial y sorprendente!

Antes:

Antes:
Otra genial cantante británica.

Antes:

Antes:
¡Genial!

Antes:

Antes:

Antes:

Antes:
Un festín para los oidos.

Antes:

Antes:
Preciosa voz.

Antes:

Antes:
17 temas cantados y producidos de p***a madre!

Antes:

Antes:
Gloria Bendita!

Antes:

Antes:
Lleno de pequeñas joyas.

Antes:

Antes:

Antes:

Antes:
Bessie Smith siempre es un placer para mí.

Antes:

Antes:
Mi época favorita de Aretha!

Antes:

Antes: