"EN ALGUN LUGAR, BAJO LA LLUVIA, SIEMPRE HABRA UN PERRO ABANDONADO QUE ME IMPEDIRA SER FELIZ" Jean Anouilh

PUBLICIDAD MOLESTA.

No sé por qué razón, al entrar en mi blog y comenzar a sonar la música, se escucha la publicidad de YouTube, antes de la canción. No consigo resolverlo. Lo siento, sé que es muy molesto. Si esto ocurre, haz click en la flecha de la derecha del reproductor y pasa a la siguiente canción. Ya entonces, puedes retroceder a la canción primera, evitando esa publicidad. ¡O eso espero! Gracias.

lunes, 8 de julio de 2013

Gente buena, gente rara y gente muy mala. Historias del parque.


Mi Dimitri



Nunca imaginé que yo llegaría a tener un borzoi. Me habían fascinado, los borzois, desde que era un crío. Verlos en el cine, los libros o en la calle, me dejaba pasmado. Por eso, encontrarme un día con un cachorrito de borzoi en mis brazos, fue uno de los momentos más felices de mi vida. Lloré de alegría, como si me lo acabaran de poner encima, en el mismísimo paritorio.






Comencé a ir por el parque hace años cuando Dimitri era un cachorrito de cuatro meses. Un día me acerqué a un grupo de señoras, todas con su perrillo. Enseguida nos caímos bien. Ana, una de ellas, a cada persona que llegaba le decía: "¡Mira que preciosidad! ¡Se llama Dimitri y es un galgo ruso de cuatro meses!




Dimitri, creciendo en el parque




Él era timidísimo y tiernísimo. Todo patas. En seguida le cogieron cariño. Dimitri y yo íbamos todos los días, mañana y tarde, contentísimos al parque. Fuera invierno o verano, lloviera o hiciera un sol abrasador. Podíamos estar allí dos horas, sin enterarnos. Dimitri fue creciendo y convirtiéndose en un borzoi enorme y precioso que llamaba la atención y también buenísimo.




Dimitri nunca se sentaba en el suelo, habiendo un banco cerca



Era tan grande que para que jugaran los perros pequeños con él, como yorkshires, caniches, pinschers o mesticillos, se tumbaba en el suelo y ellos se subían sobre su enorme cuerpo. Jugaban y eran felices. Dimitri era feliz en el parque.





Y yo con él





Muchos días se juntaban en determinada zona, hasta veinte perros y sus respectivos "papás". Eran días tranquilos y muy agradables. Conocí a muchas personas, algunas de paso y otras tan asiduas que si faltaban un día, nos alarmábamos. De toda esa gente, cogí mucho cariño a algunos y sé que ellos a mí. Una de esas personas, Pilar, durante esos años, se convirtió en mi mejor amiga del parque. Nos veíamos dos veces al día todos los días del año y nos llevábamos genial. Era una mujer encantadora, sensata y muy divertida. Aunque su vida no era precisamente feliz (por cuestiones que no vienen al caso), siempre sonreía de oreja a oreja. Podía venir al parque con Txiki, su perrilla adoptada, llorando, pero al llegar nos sonreía con una amplísima sonrisa. Era admirable.






También estaba la entrañable y buenísima, Nina, de la que ya hablé en este post. Tristemente, Nina murió meses después.



Txiki, Nina y Dimitri


Otra persona muy especial, era Carmina. Era azafata y venía, cuando no tenía vuelo, con su westy. Era un encanto, también siempre sonriendo. Y amabilísima, divertidísima y muy, muy ocurrente. Nos podíamos partir de risa todos con ella, todos los días. Se empeñaba en que fumara de su tabaco para ahorrar el mío. Así era ella. También había señores con sus perros, pero estos se pasaban la tarde dando vueltas al parque y la relación no era tan estrecha.

Todo, entonces, desbordaba alegría, despreocupación y relajación.






Un día, de repente, delante de mis narices y sin razón aparente, mientras estaba tumbado en su colchón en el salón,  Dimitri murió. Así, en un instante. Con solo 18 meses de edad. Fue devastador. Demoledor.






Sufrí tal shock, que para no confinarme en la cama, me dediqué a pintar y decorar el hall y los pasillos.






A los dos días de morir, ya de noche y un frío día de noviembre, me fui con mi hermano Oliver, al parque a ver a mis amigas. Fue terrible caminar casi a oscuras, con la escasa iluminación de alguna farola y sin él, por ese lugar por donde había pasado todos los días con Dimitri pegado a mí. Sin llevar una correa en la mano y sin tocar su lomo mientras caminábamos. Fue doloroso. Cuando mis amigas me vieron llegar y me reconocieron en la distancia, todas se conmovieron. Todo fueron besos, abrazos y llantos. Le querían y yo me sentí querido y acompañado.

Solo habían pasado cuatro días, desde que Dimitri se fue y yo dije que quería otro perro. No podía soportar no tener una criatura a mi lado. No pretendía olvidar a Dimitri ni lo habría conseguido. Tampoco era una sustitución. Era una simple necesidad de tener otro perro en mi casa, que había quedado terriblemente triste, fría y vacía. Dije que quería adoptar a un galgo.




La definición de "belleza"


Había oído lo maltratados que eran  y siempre, desde niño, me habían fascinado, como los borzois. Carmina, la azafata, en cuanto se enteró, hizo llamadas a varios refugios, todas desmoralizantes, poniendo mil condiciones e impedimentos, cuando debería ser más fácil hacerse cargo de uno de ellos, estando tan necesitados de adopción y no siendo yo un cruel galguero.






Afortunadamente, el adoptar a una de estas criaturas, es más sencillo, no siendo un galguero, en muchos otros sitios. Al final, conseguimos que nos lo pusieran fácil en "Las Nieves". La también triste, historia de Robin, ya la conté en otro post, por lo que no me voy a repetir, solo diré que nos llevamos a Robin a casa. Cuando aparecí con él en el parque, mis amigas, que ya estaban avisadas, se alegraron mucho.  Él se sintió en seguida como un galgo integrado y feliz. Jugaba con otros perros y volvíamos juntos cada día a casa.





Robin con mi amiga Pilar y Txiki


Robin, a los seis meses de ser adoptado, repentinamente, un día enfermó. No comía, ni bebía y apenas podía caminar. Le hicieron todo tipo de pruebas y le encontraron varios órganos afectados. Había llevado muy mala vida y no había solución. Le tuvimos varios días en casa a base de suero. Cada día su estado era peor. Hubo que dormirle (un eufemismo como otro cualquiera).







Luego llegó Nikolai, otro cachorro de borzoi y hermano de Tallulah, de una camada anterior. Nikolai murió atropellado, con cuatro meses.








Otra vez el dolor, la tristeza y el sentimiento de que estás siendo castigado por algo. De que debo de haber sido muy malo en otra vida, pues en esta, no tanto. Sin ser un ángel, conozco a muchos realmente malos a los que la vida les sonríe injustamente. Pero ese, es uno más de los misterios del universo.

Carmina, sabía que yo adoraba a los galgos italianos. En realidad, siento pasión por todas las razas de galgos, pero los galgos, borzois y los italianos, son mis favoritos.




 Precioso Piccolo Levriero


Un día me llama y me dice que en una tienda de mascotas del barrio, ha encargado un piccolo para mí. Un regalo que quería hacerme. Además, me regala una hucha de un cerdito de barro, con, no recuerdo cuantos billetes dentro, para que le compre cosas cuando llegue. "¡Para la canastilla!" Me dijo ella. Yo le digo, sorprendido, que se lo agradezco muchísimo, pero que no puedo aceptarlo. Además, costaba una pasta gansa. Ella me insiste en que lo que le cuesta, ella se lo gasta al mes en cremas y que no sea tonto. Yo le vuelvo a decir que no. Me dice que lo traen al día siguiente y que ya está pagado y que es azul, una variedad de tono de color de la raza.







Me fui a la tienda, de la que también yo era cliente, pues compraba el pienso y chuches para Dimitri y luego Robin y le digo a la dueña que lo cancele. Entonces ella me dice que aún no ha podido hacer ninguna gestión y no ha buscado ningún piccolo. Y que no sabe ni precios ni colores ni nada. Y tampoco sabe si lo podrá conseguir pronto. Yo me quedo de piedra sin entender nada. Al día siguiente, me voy al parque con el cerdito de barro, que me obligó a llevarme a casa, y le digo a Carmina que se lo agradezco muchísimo, pero que no puedo aceptarlo. Que es demasiado dinero y que le he dicho a la mujer de la tienda que no. Ella, agarró la hucha y sin decir nada, se largó. No me volvió a dirigir la palabra.




Así se me quedó la cara



Al poco tiempo, llegó mi Lolita. Y volví con ella al parque. La azafata (a partir de entonces, me costaba llamarla por su nombre) seguía sin hablarme ni mirarme. Me ignoraba. Si Lolita se acercaba a su perro, ella le apartaba como si mi galga tuviera algo contagioso. Me empecé a indignar. Que se enfadara conmigo, vale, pero Lolita no tenía culpa de nada.


Ella empezó a decir a la gente que le habíamos (mi hermano y yo) hecho mucho daño. Que se gastó una pasta en llamadas telefónicas para adoptar yo a Robin (!!) y que nos había invitado a cenar a su casa no sé cuantas veces (nunca lo hizo).  Y además, que mi amiga Pilar y yo, estábamos liados (!!!). Pilar, sólo acertó a decir: "¡Menos mal que mi marido no es celoso! ¡Podría haber venido con un cuchillo al parque y haberla armardo gorda!" Yo me quedé frío y atónito. La gente del parque alucinaba con ella. No era en absoluto, la misma persona. Se había convertido en alguien absolutamente diferente.

Juro con mi mano sobre el disco de Judy at the Carnegie Hall, que todo lo que cuento aquí es verdad.








Un día, el pastor alemán de un chico que iba también al parque todos los días, mordió a Lolita. Le clavó los colmillos en las costillas. Yo no le dí demasiada importancia y pensé que había sido un acto inocente sin gravedad. Al día siguiente, le volvió a morder en el mismo sitio y Lolita aulló de dolor tirada en el suelo. Mi amiga Pilar se enfadó y me dijo que no le hacía ninguna gracia. Yo me empecé preocupar, pero el del pastor alemán, no. Solo dijo que había sido jugando y que no era nada. "Un rasguño". Le quitó importancia, cuando debería haberse preocupado. Lolita tenía varios agujeros de los dos mordiscos y no eran rasguños. Me callé y decidí no soltarla con el pastor alemán cerca. La vio el veterinario, la curó y me dijo que le pusiera una camiseta para evitar el collar isabelino y que no se lamiera y cicatrizaría pronto. Tardó más de un mes en curar, pues ella metía el hocico debajo de la camiseta y se volvía a abrir las heridas. Cuando cicatrizaron totalmente, el veterinario me dijo que con mi historial de dramas con los galgos, no quiso asustarme, pero esas heridas eran profundas y en las costillas de un galgo, podrían haber sido muy graves. Poco más y podría haberle afectado al pulmón. Yo me alegré y respiré aliviado, de que hubieran curado sin problemas y sustos serios.





Mi preciosa Lolita, hace unos años y con una figura que haría
ponerse verde de envidia a la mismísima Dovima.


Dovima fotografiada por Avedon


Unos días después, fuimos, mi hermano Oliver, con mi madre en silla de ruedas, Lolita y yo, al parque. Estaban allí, mi amiga Pilar con su marido y su perrilla y otro tío que no caía bien a nadie, con su bull terrier. Lolita estaba conmigo y con la correa puesta. Entonces apareció el pastor alemán suelto, con su dueño. Mi hermano, le dijo que por favor, le atara. Lolita estaba atada y no quería que la volviera a morder. 

Él: "¡No me da la gana!" 
Oliver: "¿Como que no te da la gana?"
Él: "¡Que no me da la gana! ¡¡Gilipollas!!"

Entonces se le hinchó la vena del cuello como un chorizo, se puso rojo de ira y comenzó a gritar a Oliver a pocos centímetros de su cara. 



Juro que se puso así



Yo le puse una mano en el pecho al tiempo que le decía: "Tranquilo, (su nombre)". Entonces, sin yo esperarlo, me arreó un puñetazo con todas su fuerzas en el esternón. Me quedé sorprendido, paralizado de dolor y sin poder respirar. Mi hermano y él se enzarzaron. Pero el otro, con su actitud violenta de macarra tabernario, le arreó dos puñetazos en la cara y la cabeza a Oliver en un pispás. Le rompió las gafas y comenzó a sangrar por la boca. El marido de Pilar, consiguió separarles. El del bull terrier permaneció sentado. Dado que ni mi hermano ni yo, sabemos pegar a nadie, fuimos los magullados y humillados. Con mi madre y Lolita nos dirigimos a casa y desde allí a urgencias. Yo sentía un tremendo dolor en el pecho y especialmente al respirar. Radiografías y electros después, la doctora nos dijo que el energúmeno ese sabía donde pegar para hacer daño. Que ella estaba obligada a hacer una denuncia y nosotros deberíamos hacer lo mismo. Oliver tenía el labio partido y un golpe con gran inflamación en la frente. Yo seguía con un dolor terrible en el pecho que me impedía respirar y me punzaba cada vez que lo hacía, lo cual era continuamente.  Aparentemente no era más que inflamación en el esternón. Aunque el dolor me duró meses. Cuando tosía, parecía que se me abría el pecho. Pusimos una denuncia.







Cuando él se enteró, en el parque dijo que lo sentía por mí, que yo era buena persona (!!!?) (a mi hermano no le había visto hasta ese día) y que esperaba que retiráramos la denuncia. Todas las personas del parque, me dijeron que lo hiciera. El resto de la gente, fuera del parque, que ni se me ocurriera hacerlo y siguiera adelante. Suele ocurrir con demasiada frecuencia, que las personas nunca se ponen en tu lugar. Pueden denunciar a un vecino por una gotera, pero te insisten en que no tiene sentido y no merece la pena el que te hayan mandado al hospital. Además, algunas personas, afortunadamente, las que menos me importaban, se pusieron del lado de él. También me enteré que había tenido más altercados, uno con una anciana, con la que luego se disculpó, aunque ella, insistiendo en que era muy malo, no aceptó esas disculpas, con un guarda del parque al que le amenazó con la cadena del perro y alguno más.

Pasaron meses hasta que se celebró el juicio. Meses en los que yo, cuando iba al parque con mi galga, me encontraba con que él estaba tan feliz allí charlando con todos. Yo me daba la vuelta y me largaba a callejear con Lolita. No podía soportar su presencia. Y no entendía por que Lolita y yo debíamos alejarnos como proscritos mientras él, disfrutaba del parque acompañado de todos los demás como si no hubiera sucedido nada. Un día, estábamos solos en el parque, mi galga y yo. Ella suelta y jugando con una piña. Aparecieron de golpe el pastor alemán, su dueño y la azafata, los dos del brazo. El pastor alemán, le quitó la piña a Lolita y la azafata dijo: "¡Mira que bien! ¡Ya tienes una piña!". Y se fueron riéndose. Yo no podía dar crédito. Ella, amiguísima de ese tipo, cuando no sabía que él había dicho hacía tiempo, que era más peligrosa que una piraña en un bidé. Volví a casa dolido por la visión del individuo ese y por la actitud de ella. A los pocos días una amiga me cuenta que la azafata quiere ir al juicio como testigo para ayudar al del pastor alemán. Por supuesto, ella no estuvo presente el día de la trifulca en el parque. Estaba claro que era por joderme a mí. La disuadieron de hacerlo. El que sí vino, fe el marido de Pilar, lo cual agradeceré siempre.








El juicio fue kafkiano. Oliver y yo declaramos primero y luego el otro.  La juez pareció impresionada por que los hechos sucedieran con mi madre enferma de Alzheimer y en silla de ruedas, presente. Él, negó que mi madre estuviera ese día en el parque. Y alegó que él padecía epilepsia (cosa cierta) y se encontraba muy enfermo y delicado (!!!). También dijo que él llegó primero y nosotros después, con intención de buscarle para agredirle. Y que mis galgos fallecidos, habían muerto debido a nuestros malos tratos. Aquí, yo, anonadado y aún más dolido que por los puñetados, me eché las manos a la cabeza, por lo que la juez me avisó de echarme de la sala si volvía a hacerlo. (!!!?) 








¿Que esperaba? ¿Que permaneciera inmutable oyendo todas las mentiras que soltaba ese cabrón? Es difícil de entender también a esta gente. Lo más jodido del caso, es que como nuestro turno ya había pasado, nosotros no podíamos explicar que había mentido sin cesar. Menos mal que el marido de Pilar testificó y contó su versión que coincidía con la nuestra. El juicio terminó y ya en el pasillo, ocurrió una escena propia de una película, si no lo había sido ya la anterior. El del pastor alemán, se puso a gritarnos, insultarnos y decir que habíamos matado a nuestros galgos. Yo enmudecí. Oliver le dijo que era un ser muy innoble. Un amigo de él, le agarró y se le llevó casi a rastras. Me pareció, aún peor persona de lo que creía. No mostraba ningún arrepentimiento ni ápice de vergüenza o bondad.







Fue un trance muy duro pasar por todo eso. Y fueron meses muy duros desde que ocurrió la agresión hasta el juicio y más meses aún, esperar hasta el resultado, a nuestro favor. Le condenaron a pagar el juicio y alrededor (no recuerdo bien) de unos 600€ a mi hermano y a mí. Él se negó a pagar durante meses, hasta que le amenazaron con embargarle la cuenta del banco. Para más inri, cuando me le cruzaba por la calle, me gritaba: "¡Hijoputa!". Y me le encontraba cada dos por tres.






Algunos años después, estando yo viendo el escaparate de una tienda de productos orientales de alimentación, cuando me disponía a entrar a comprar una botella de salsa de soja, veo en el reflejo del escaparate a un westy y me quedé paralizado, pues estaba al lado de la casa de la azafata. Me llaman por mi nombre. No hay duda, es ella. Me vuelvo y la veo con una sonrisa beatífica, como era ella, años antes y me da dos besos diciéndome: "Estoy harta de malos rollos". Yo, pasmado, sólo acerté a decir: "Yo no fui el causante de esos malos rollos". Ella me ignoró y me preguntó por mi hermano, Oliver y mi madre, sin dejar de sonreír y luego se dirigió al chino del mostrador para decirle: "Es amigo mío. ¡Hazle un descuentito!". Cosa que el chino obviamente, ignoró después. Volví a casa, con mi botella de salsa de soja "Kikkoman" de un litro, alucinando y recordando todo lo que había pasado en el parque pocos años antes. No daba crédito a esta vida. O a la gente que nos rodea en esta vida. No la volví a ver.

Meses después, me despierto un día y me doy cuenta de que había soñado con ella. Del sueño en cuestión, no recordaba nada, solo que había soñado con ella. Salgo a la calle y me encuentro con Carmen otra buena mujer del parque y me dice:

"¿Te has enterado de lo de Carmina?"
"¿Quién, la azafata? ¿Que ha ocurrido?"
"Que ha saltado a la calle desde la terraza de su casa (nueve pisos)".

Me quedé mudo. Mudo, alucinado y preguntándome por que justo hoy había soñado con ella. Sentí lástima también, aunque cuando pienso en ciertas cosas que ocurrieron, dudo si debería. Obviamente, en estas circunstancias, ya no le guardo rencor. Aunque de alguna manera, no me sorprendió conocer esa noticia. Al del pastor alemán, que no había vuelto a ver desde hace mucho, aunque sigue viviendo a cuatro pasos de mi casa, sí le guardaré rencor, esté vivo o muerto. Tiempo después me crucé un día con él y me escupió en toda la cara.




Gracias, Kristen


Ahora, el parque es un sitio poco agradable para mí. Ya no me encuentro casi nunca con gente de esa época. Algunos se mudaron de barrio, otros de ciudad, como mi amiga Pilar, que se fue a vivir a Zaragoza. Y otros como la buena de Ana, que decía: "Se llama Dimitri y es un galgo ruso de cuatro meses", han muerto. Gente muy buena como también Luis, que tenía un perro que se llamaba Bruce y siempre se detenía sonriente a saludarme "Hola, Alberto!" cuando los demás pasaban de largo. Me trató con una amabilidad y educación increíble cuando otros me dieron la espalda. Una noche de frío invierno, Luis bajó a pasear a Bruce y le cayó una cornisa junto a su portal. Murió en el acto. Fue terrible e injusto. Lo sentí muchísimo.

En el parque pasamos muy buenos ratos. Reímos muchísimo y también lloramos. Los momentos dramáticos hacen que los buenos ya no signifiquen mucho. El parque nunca ha vuelto a ser igual. Ahora ya no veo a nadie de esos años. Y como es natural, una vez más, pienso que algunas personas son muy raras e incluso muy malas. 

21 comentarios:

  1. Ahí va la hostia, pues... a ver qué te voy a decir de lo sucedido. Que en nuestra vida nos encontraremos con gente de todo tipo, con gente que te parece maravillosa pero que en cuanto la contradices en algo te la juega hasta tal punto que te quedas sorprendido de ver a lo que son capaces de llegar por hacerte daño. Que gente inestable, o con doble personalidad te las encuentras al doblar la esquina en cualquier momento. Que gente a la que por su aspecto no has querido acercarte, te ofrece su mano en el peor momento de tu vida. Por ponerte algunos ejemplos que yo he encontrado cuando me he empezado a relacionar con gente con perros, en mis paseos por el parque. Me meto en un grupo en el que al cabo de unos meses se introduce un individuo que presume de tener muchos millones, tener un buen cargo en el Aytº y estar buscando una buena mujer porque la pareja que tuvo el año anterior era una loca que le había "pegado" una tremenda depresión... y allá que va el tipo a poner sus ojos en mí. Yo, que paso de cualquier relación porque voy, como se suele decir, a mi bola y paso de tó, que lo único que me interesa es mi vida y mis dos pequeños peludos, no le hago ni caso, pues allá que el tipejo empezó a decirles a las del grupo que yo era la culpable de que su pareja le hubiera dejado. Encima me llamó con las cuatro letras de una palabra muy popular que empieza por p y termina por a. Y, cuando me lo cuentan las otras, me quedo boquiabierta y alucinada, y les digo, pero bueno, ¿vosotras que sabéis las mentiras que este tipo nos ha estado contando desde que le conocemos y le invitáis a sentarse aquí con nosotras?, no dijeron ni mú.

    ResponderEliminar
  2. Como el tipo siguió insistiendo en estar allí a ver si de mí conseguía algo, tuve que optar por dejar de ir a ese sitio del parque, también me sentía traicionada por esas "amigas". Un buen día me tropecé por el parque con la ex pareja del tipejo ese, y la invité a charlar un rato, estuvimos hablando hasta las tantas de la madrugada. Me contó que él le había dicho que yo era una "pu..ta" del parque que iba tras él. Entonces le conté lo que él había estado diciéndonos de ella desde el primer día que se me acercó. Me dijo que había cortado con él hacía meses porque el tipo se emborrachaba y aquél día la llevaba en su moto y casi la estampa contra la fuente de una rotonda. Que el abrió el bolso y que le tiró el contenido por el suelo, y empezó a gritarle. Que aquello la hizo ver, después de más de un año de relación, la clase de sujeto con el que se estaba acostando. Que se alegraba de haberme encontrado y de que hubiéramos hablado. Me invitó a un refresco y ella pretendía que a partir de ese día fuéramos amigas de salir. Para mis adentros me dije: si en un año de estar viviendo con semejante tipo no te has dado cuenta de lo que tenías encima, cuando yo en dos conversaciones que he mantenido con él ya ví lo que era, mejor seguimos caminos separados. Determiné que tan majareta estaba él como ella para haber estado conviviendo con él, sabiendo que hacía todo lo que ella me estaba contando y encima permitirlo. Me despedí de ella y nunca más la he vuelto a ver. Espero que no haya vuelto a meter a semejante loco en su vida. Pero nunca se sabe. Allá cada cual.
    Otro caso, que cuando me enfadé con este primer grupo de "amigas" me metí en otro grupo de chicas con perros. Y ya para empezar "empecé" a ver cosas raras en alguna que otra. Una que iba de super simpática, super abierta, pero de "super te lo cuento para que todo el barrio se entere de lo que estoy hablando", vamos que no hacía falta que al otro extremo del parque pusieran el oído para escucharnos... Directamente empezó a hablar mal de una conocida suya (que más tarde me enteré que la había acogido en su casa, cuando ni su familia la podía ver), y que por contradecirla una vez ya la tomó con ella. A las tantas de la noche se traía objetos que hacían ruído (una vez una bocina) y allá que iba la pandilla con la atronadora callejeando. A los pocos días le comenté a una que no iba a volver a pasear con ellas debido a que yo ya no tenía edad de ir haciendo el primo por la calle con semejante persona. Peeeeerooo, eso bastó para que la chica se lo contara a la otra y todas dejaran de saludarme. Halaaaa, que os den que yo sigo paseando con mis niños y no os necesitamos para ir haciendo el payaso por la calle. Hace poco me he enterado que la susodicha llegó a amenazar a sus vecinos con una pistola y tiene juicio. Vamos, que una empieza a pensar que más vale sola que mal acompañada y mucho mejor. Desde hace meses la chica a la que se lo conté dejó de saludarme, y como yo empecé a pasar por su lado y no le decía nada, me entero que hace unos días le preguntó a unas que me conocen que si sabían por qué yo no le dirigía la palabra. Anda y que te la dirija tu mamá... que lo que es yo ni me voy a preocupar.
    Que gente rara, y gentuza te las vas a encontrar donde menos lo esperes. Que te van a salir por donde menos piensas, pero que también hay gente que te va a dar una mano en el momento más inesperado y eso va a valer la pena. Pero con mi experiencia, en cuanto me huelo algo raro o actitudes extrañas, me las piro.

    Besis a todos y cuidaros mucho.

    ResponderEliminar
  3. Que se me olvidaba, otra de las chicas del 2º grupo con el que fuí, también desquiciada, aunque ésta no hacía falta que nadie me lo dijera. Tiene un dálmata al que siempre le he dado chuches cuando se las daba a los míos y a los demás perros del grupo. Pues no la podían ver algunas del grupo, precisamente porque es una bronquista de atar, para todo el mundo tiene pegas y te suelta por la boca lo primero que se le ocurre sin saber si va a hacer daño o no...
    Un día, que me la encontré en otro parque, pues ya le habían estado haciendo el vacío las otras, y su perro se acercó a mí, probablemente porque me reconoció como la de las chuches, no sé por qué ella pensó que su perro se había acercado porque mi peke tenía el celo (que no era así) y me puso a parir que me quedé con la boca abierta viendo la cantidad de improperios que me lanzó, vamos, que me llenó de agujeros como si su boca fuera una metralleta. Aquél día le dije que no volviera a dirigirme la palabra.
    A los pocos días, nos cruzamos en el parque y pasé de largo y me llamó: "Oye, que si aún estás enfadada por lo del otro día..." y le contesté: "En tu vida vuelvas a dirigirme la palabra". Una y no más, después de que se hubiera acordado hasta de mis muertos.
    En fin, que hay gente "pa tó"...

    Besis a todos, ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que este mundo está lleno de gente rara. Los rollos malos de las cosas que me cuentas y lo que yo he contado aquí, no son más que unos pequeños ejemplos. Yo no entiendo a la gente. Y cada día, con razón, desconfío más de las personas. Yo a la azafata, no le hice nunca nada malo, ni me porté mal con ella en ningún momento, todo lo contrario. Incluso me callé cosas que sabía de ella y que otros habrían disfrutado cascandolas a todo quisqui de los alrededores. Ella, incluso una vez me lo agradeció, pues se dio cuenta que yo era discreto y la había respetado. Al del pastor alemán, lo mismo. Nunca hice otra cosa que ser amable y educado con él. Es muy frustrante comprobar que no puedes confiar en la gente. Ni siquiera cuando todo parece indicar, sin ninguna duda, que son personas encantadoras. Esto hace que luego la decepción y el batacazo, sea mayor. A mí, estas cosas me afectan demasiado. Intento, cuando alguien me decepciona, no pensar nunca más en esa persona, pero es imposible. Le has dedicado mucho tiempo e incluso cariño, a alguien que no se lo merecía. Es lamentable, triste e irritante. Y doloroso, también.

      Es verdad que hay gente pa tó, pero lo jodido es que se crucen en nuestro camino.

      Oliver no entendía que escribiera este post. Insistía en que es patético, el hacerlo. Yo creo que sirve de catársis.

      Besos y muchas gracias.

      Eliminar
  4. Alberto, me "he quedado a cuadros" con la historia de la azafata y la agresión que sufrísteis Oliver y tú además del dolor que tuviste que pasar por la pérdida de tus perros ¡Qué tremenda y amarga experiencia!

    En mi modesta opinión, creo que solemos sobrevalorar el concepto de amistad. No deseo tener esas "amistades" que cuando te das la vuelta te critican, te juzgan, se rien de tí o se inventan historias sobre tu vida. Todo esto lo he vivido en primera persona, pero también es un hecho que suelo observar a mi alrededor en numerosas ocasiones y sirva de ejemplo que, el otro día estaba yo en una tienda de ropa y tres señoras mayores que venían juntas y al parecer, muy amigas, se despachaban a gusto criticando dos de ellas a la otra, todo esto mientras esperábamos en el probador y mientras la otra señora criticada, en otra parte de la tienda... ¿Es eso amistad? ¿O hipocresía? Hace tiempo que ya no tengo ese tipo de "amistades" y no me siento sola ni mucho menos. Es verdad como dice la frase "con amigos así, quién necesita enemigos"

    Creo que la experiencia de la azafata y del "individuo" que os pegó a tu hermano y a tí nos muestra que estamos rodeados por gente desequilibrada, amargada, gente que constantemente buscan pelea para quitarse de encima sus frustraciones, gente que te aplaude o gente que te pisotea a veces las dos cosas en una misma persona (como el caso de la azafata)

    Quizás sea el humano un ser sociable, pero realmente es muy difícil convivir en sociedad, en especial en este tipo de sociedad que tenemos.

    Por cierto, lo que cuenta Vientos en su comentario es tremendo también...Es cierto, hay gente "pa tó"

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso que la azafata pecó por lo que llamamos "celos enfermizos" hacia Alberto. Me refiero a que ella quiso sentirse el foco de atención, utilizando la maniobra de "hacer algo por Alberto" (que luego él se enteró que no había hecho nada), y al ser "rechazada" su propuesta de "buena obra" se sintió ofendida y lanzó sus dardos envenenados hacia él, daba igual en la manera que fuese, pero por supuesto de la forma en que más daño le pudiera hacer, y esa era comiéndole el coco al del perro pastor alemán, y llevándoselo a su terreno. La maniobra le salió bien, porque le hizo daño a Alberto, se salió con la suya, pero la vida se lo hizo pagar (quizás su conciencia)
      En definitiva, creo que no era más que alguien con personalidad inestable, que vivía una vida fingida para los demás, hasta que demostró lo que era realmente.

      (Ahora que me leo las respuestas anteriores, veo todas las comas que me he comido :D :D, y luego dice Alberto que él comete faltas :D )

      Besis a todos, ;)

      Eliminar
    2. Rosalía,te has quedado a cuadros, por que es, para quedarse a cuadros con la actitud de demasiadas personas.

      Lo de la pérdida de varios perros tan seguidos y en espacio de tan poco tiempo, es como para no levantar cabeza. Si a esto, añades que personas te puteen, es como para retirare del mundo y hacerte ermitaño.

      Yo no entiendo por que las personas son tan complicadas. Yo, si me relaciono con gente que me gusta y me cae bien, soy siempre igual, siempre como soy yo, desde el principio hasta el final. No entiendo que las personas te sorprendan con actitudes que nunca habrías imaginado ni esperado. Yo, a estas alturas, no estoy para aguantar tonterías de nadie, de la misma manera que no quisiera que aguantaran ninguna de mi. La decepción, para mí, siempre es enorme, me afecta mucho y siempre me duele. Pero cuando alguien me decepciona mucho, no quiero saber ya nada de esa persona. No merece la pena relacionarse con nadie que no se merezca nuestra compañía o amistad. Eso de "más vale solo que mal acompañado", es una verdad como un templo. He conocido a personas que tenían la agenda repleta de supuestos amigos y luego, a la hora de la verdad, en un momento crítico, estaban solos.

      Está claro que esta mujer tenía un problema serio. Y el que acabara como lo hizo, lo demuestra. El problema de él, no se cual puede ser y ya, ni me importa. Yo no sé si la vida acaba poniendo a cada uno en su sitio, pero sería de justicia divina que así fuera.

      Todo en esta vida es un misterio.

      Muchas graias y besos.

      Eliminar
    3. Obviamente, Vientos, esa mujer era una persona inestable y con serios problemas. Yo siempre estoy dispuesto y encantado de prestar mi hombro a alguien que confíe en mí y necesite desahogarse, ella optó por dedicar sus energías en joderme. La gente es así. Lo raro, cada día estoy más convencido, es encontrarse con personas sin dobleces y con quien tener una relación relajada y sincera.

      Yo estoy lleno de frustraciones y dramas personales, pero nunca se me ocurriría descargar mi ira con los que me rodean. Yo me lo trago y sufro en silencio, e incluso los que me rodean, no se enteran nunca de nada, ni pretendo que lo hagan, pero cada persona es un mundo, dicen.

      Muchas gracias y besos, Vientos.

      Eliminar
    4. Y no te preocupes por las comas que faltan. Yo las coloco en exceso, así que te doy de las mías :)

      Eliminar
  5. He llegado a pensar que lo mejor que podemos hacer para no frustrarnos es no esperar nada de nadie. Hacer lo mejor posible por el prójimo y, si éste te sale rana, no volver a cruzártelo en el camino. Dar segundas oportunidades no me ha resultado nunca efectivo, y menos aún poner la otra cara, te la vuelven a golpear con más fuerza aún.

    Gracias por las comas :)

    Besis a todos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya soy muy escéptico con el género humano. Salvo de "cuatro", no me fío de nadie. Me he pasado la vida sufriendo decepciones y abandonos, de quienes creía que me querían como yo a ellos. Y me he pasado la vida, también, pasando por alto cosas muy feas y perdonando. A mis años, con el asilo y los pañales ya cerca, no perdono nada a nadie. Yo no soy la hostia, pero no trato mal o desprecio a la gente que me rodea y que creo que me quiere. Y lo de poner la otra mejilla, nunca! Le cogen el gusto y es un no parar de hostias!

      Yo a ti te doy todas las comas que me pidas :)

      Besos y gracias.

      Eliminar
    2. Llevamos vidas paralelas (más bien hemos sido "lelos" mucho tiempo y ya era hora de espabilar) Nos veremos en el asilo, bueno, a mí me faltan aún bastantes años, sólo tengo 18 :D :D

      Besis, ;)

      Eliminar
  6. Lo preocupante no es que sean raros o no, es que sean hijos de puta. Los 4 seres más cercanos que se me han muerto son Susan, Jacko, Bunny (gatos) y mi padre. Te entiendo, yo nunca sustituyo, pero acumulo.

    ¿No puedes cambiar de parque?

    ResponderEliminar
  7. ¡Jope! ¡qué historia madre mía!!! Suerte que cuando paseo a mi perra voy a mi bola y paro poco a hablar con los demás. Para distraerme me pongo mi mp3 y a caminar. Ya veo que hago bien.
    Un abrazo Alberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Haces muy ben! A mí, ya me cuesta confiar en la gente. Era muy amigo de una chica inglesa (vegana y voluntaria de un refugio) que paseaba a su perro y me parecía la mejor persona del mundo. Además, muy divertida. Era un placer encontrármela. Podíamos charlar durante dos horas sin enterarnos. Un día por un malentendido, por su parte, del que no soy culpable en absoluto, me dejó de hablar. Si eso lo hace quién yo pensaba que era la mejor persona del mundo... Ni siquiera he tratado de decirle lo equivocada que estaba y tratar de arreglarlo. Ya no merece la pena. Uno más a la lista.

      Gracias Spooky.

      Besos.

      Eliminar
    2. Yo también he determinado ir a mi bola, es lo mejor :D

      Besis, ;)

      Eliminar
  8. pues yo aparte de alucinada ,me he quedado muda y sin palabras.Bueno alguna palabra si me queda que os quiero .lucia
    pdta besos a mis sobrinas y uno especial a Margarito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lucía. También te queremos.

      Reparte besos!

      Eliminar
  9. Y gente más que mala: http://www.schnauzi.com/policia-que-mato-a-tiros-a-perro-mato-hace-anos-a-hombre-con-sindrome-de-down/
    http://intellihub.com/2013/07/02/dog-killer-cop-killed-man-with-down-syndrome-as-a-rookie/

    Besis a todos, ;)

    ResponderEliminar
  10. No he podido dejar de llorar y llorar leyendo tus palabras... ¡cuánta crueldad y cuánto dolor has tenido que sufrir tú y tu hermano!. No sabria por donde empezar... tus amados perritos desaparecidos prematuramente, tus buenas amigas y amigos del parque que ya no están contigo, el indeseable del pastor alemán (pobrecito aguantar a un dueño tan maléfico) que os pegó delante de vuestra madre enferma y en silla de ruedas, la azafata que tenia la mente y el corazón podrido y que así tuve el final que tuvo... No me extraña que desconfies de las personas, tienes suficientes razones para hacerlo. Te mando un enorme y cariñoso beso a tí y a tu hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era mi intención, que te llevaras un mal rato, leyendo esto, lo siento.

      Dicen que todos podemos soportar mucho más de lo que imaginamos y debe ser verdad. Si me lo hubieran anunciado, todo lo que he pasado estos años, no habría sido capaz de soportarlo, pero aquí estoy. Cuando digo que no me gusta la gente, es por que tengo muchas razones para ello. De la misma manera, los que me gustan, me gustan mucho, aunque mi experiencia me hace desconfiar, casi siempre. Es inevitable.

      Muchas gracias y besos, guapa.

      Eliminar

Galgo lover

Galgo lover

CD QUE ESCUCHO ESTOS DÍAS:

CD QUE ESCUCHO ESTOS DÍAS:
¡Me encanta! ¡Me encanta ¡ME ENCANTA! Preciosos temas satandards, maravillosamente producidos. Su voz y estilo parecen los de una jovencisíma Etta James. No me extraña que fuera el cantante favorito de Billie Holiday.

ANTES:

ANTES:
Aunque después de una primera escucha, parece que ninguna de las canciones de este CD es memorable, si son en su totalidad, muy, muy agradables de escuchar. Relajadas, intimas, románticas e incluso tristes. Y muy bien producidas. Para una noche relajada y una copa de vino.

ANTES:

ANTES:
¡Genial! Otro gran descubrimiento. Mejor cantante que otros famosos crooners y muy bien producido. Es un placer escuchar sus versiones, como "I've Grown Accustomed to Her Face". Me ha encantado.

ANTES:

ANTES:
Preciosas canciones, como The "Lipstick On His Collar", de sonido oldie, con buenos e incluso buenísímos arreglos. Cuanto más lo escuchas, más te gusta.

ANTES:

ANTES:
¡Magnifica! Una de las mejores y acompañada por una orquesta fantástica. Los arreglos de cuerdas de "Paradise" deberían haber sonado así, en ese lugar. Pero la versión movida de "What'll I do", me ha horrorizado, siendo una canción tan triste y siempre versionada como balada.

ANTES:

ANTES:
Mi Robbie Williams favorito, cantando standards como el crooner más experimentado. Y con sentido del humor, como en alguno de sus propios temas. Muy disfrutable. Epecialmente, Puttin' On The Ritz, Minnie The Moocher y otras varias.

ANTES:

ANTES:
Hacía décadas que lo escuché por primera vez. Sigue siendo, casi en su totalidad, fantástico y memorable. Y esta edición facsimil es una joya, calcada del vinilo original. Como deberían editarse todos los CD's.

ANTES:

ANTES:
No me vuelve loco la música demasiado electrónica, pero me ha gustado mucho como suenan algunas canciones de este disco.

ANTES:

ANTES:
Este es un CD, que no se por que razón, siempre he ignorado y me ha gustado mucho, especialmente cuatro o cinco canciones.

ANTES:

ANTES:
Una de las mejores voces de los 80, en un disco con temas sensibles y muy agradables de escuchar.

ANTES:

ANTES:
Me vuelve loco "Get Lost" y por eso lo compré. Hay momentos en que Beth Ditto parece La Ciccone, pero con mejor oído :) como en "Get a Job". En general, me ha gustado mucho.

ANTES:

ANTES:
No es solo música maravillosa de otra época, incluso parece música maravillosa de otro mundo más avanzado que el nuestro, lo cual da que pensar.

ANTES:

ANTES:
¡Nostalgia de los 80! "Americanos" es una de mis canciones favoritas de esos años :)

ANTES:

ANTES:
Una versión masculina y para jóvenes de los 50, de Julie London. Es fácil imaginar el efecto que sus canciones y su voz, causaría en los que le escuchaban. Más sensual que muchas obviedades de hoy en día.

ANTES:

ANTES:
Hacía mil años que no escuchaba a la Pasadena Roof Orchestra y me entusiasma tanto como entonces.

ANTES:

ANTES:
¡Genial! ¡GENIAL! ¡¡¡GENIAL!!! Genial cantante. Otro feliz descubrimiento.

ANTES:

ANTES:
Un gran descubrimiento. Cuanto más lo escuchas, más te gusta.

ANTES:

ANTES:
Temas tan conocidos y escuchados que ahora suenan de forma diferente, pero genial.

ANTES:

ANTES:
Maravillosas versiones al mejor estilo clásico, como deben sonar. Y buenísimos arreglos.

ANTES:

ANTES:
Un genial descubrimiento. Lo mejor de los 70 y 80, en un gran CD y fantástico cantante.

ANTES:

ANTES:
Aún mejor que el anterior. Muy disfrutable. Mejor que la inmensa mayoría del pop actual.

ANTES:

ANTES:
Fantásticas versiones. Además de actor y bailarin, Chakiris es un fantástico cantante. Un placer escucharle.

ANTES:

ANTES:
Perfectamente producido e interpretado. Cuanto más lo escucho, más me gusta. Y algo poco común, es que el CD extra, está a la altura también.

ANTES:

ANTES:
¡Fantástica! Algunas canciones parecen parte de la banda sonora de una película de John Waters. Otras de un espectáculo de burlesque.

ANTES:

ANTES:
Siempre me ha gustado más que Sinatra. Muchos me han gustado más que Sinatra.

ANTES:

ANTES:
Tremendamente sensual y un placer de escuchar, aunque las versiones que hace de canciones de Marilyn, no consiguen mejorarla, lo cual no es raro.

ANTES:

ANTES:
Sí, Norman Bates canta. Y te gustará, como a mí, si te gusta Chet Baker

ANTES:

ANTES:
Bastante oscuro e incluso depresivo (lo cual, en música, no es negativo), pero merece mucho la pena, en especial, entre otras, "Glory Box".

ANTES:

ANTES:
Una joya. Especialmente Audrey cantando Moonriver.

ANTES:

ANTES:
Lo más plácido y agradable desde Julie London. ¡No te cansas!

ANTES:

ANTES:
19 temas clásicos, orquesta de Gordon Jenkins y Nilsson. Un relajante placer.

ANTES:

ANTES:
Me gustan mucho en los momentos álgidos, cuando estallan la orquesta y sus voces. Pero no entiendo que cambien el idioma de canciones tan famosas.

ANTES:

ANTES:
Bebe Neuwirth y Nathan Lane juntos, un gran placer. Y está lleno de grandes canciones.

ANTES:

ANTES:
Muy triste de escuchar, por obvias razones.

ANTES:

ANTES:
¡Impresionante voz!

ANTES:

ANTES:
¡Fantástica! me encantan unas cuantas versiones que parecen estar hechas para un espectáculo de burlesque.

ANTES:

ANTES:
Repleto de joyas. Mr. Bennett acompañado de Winehouse, Gaga,Lang, Bubblé...

ANTES:

ANTES:
Su primera grabación en vivo. Imprescindible y genial.

ANTES:

ANTES:
SPECTACULAR! SPECTACULAR! Especialmente los temas producidos por BLAM, Abrahams, Armstrong y DeVries.

ANTES:

ANTES:
Muy, muy agradable y eso es dcir poco.

ANTES:

ANTES:
Muy disfrutable. En especial "Où est ma tête?". Una canción que empieza diciendo: "He perdido la cabeza en la Rue Saint Honoré" te tiene que gustar a la fuerza .

ANTES:

ANTES:
Preciosas versiones y una virtuosa al piano.

ANTES:

ANTES:
Muy disfrutable. Especialmente, "Lonley Avenue" que es una joya.

ANTES:

ANTES:
¡Genial!

ANTES:

ANTES:
Sus últimas grabaciones de estudio. Algunas, joyas.

ANTES:

ANTES:
Desde hace años, mi disco favorito. No me canso de escucharlo. ¿Hace falta decir más?

ANTES:

ANTES:
Un placer con mucho encanto.

ANTES:

ANTES:
¡Unica!

ANTES:

ANTES:
Se te van solos los pies. ¡Muy disfrutable!

ANTES:

ANTES:
¡Tanto Lady GAGA! ¡Tanto Lady GAGA!

ANTES:

ANTES:
¡Es Judy! ¿Hace falta decir más?

ANTES:

ANTES:
Un placer exquisito.

Antes:

Antes:
¡Genial y sorprendente!

Antes:

Antes:
Otra genial cantante británica.

Antes:

Antes:
¡Genial!

Antes:

Antes:

Antes:

Antes:
Un festín para los oidos.

Antes:

Antes:
Preciosa voz.

Antes:

Antes:
17 temas cantados y producidos de p***a madre!

Antes:

Antes:
Gloria Bendita!

Antes:

Antes:
Lleno de pequeñas joyas.

Antes:

Antes:

Antes:

Antes:
Bessie Smith siempre es un placer para mí.

Antes:

Antes:
Mi época favorita de Aretha!

Antes:

Antes: