"EN ALGUN LUGAR, BAJO LA LLUVIA, SIEMPRE HABRA UN PERRO ABANDONADO QUE ME IMPEDIRA SER FELIZ" Jean Anouilh

PUBLICIDAD MOLESTA.

No sé por qué razón, al entrar en mi blog y comenzar a sonar la música, se escucha la publicidad de YouTube, antes de la canción. No consigo resolverlo. Lo siento, sé que es muy molesto. Si esto ocurre, haz click en la flecha de la derecha del reproductor y pasa a la siguiente canción. Ya entonces, puedes retroceder a la canción primera, evitando esa publicidad. ¡O eso espero! Gracias.

martes, 5 de noviembre de 2013

ESE CRIMEN EXECRABLE, Por Kepa Tamames



Me ha parecido genial el siguiente artículo de Kepa Tamames, leído en "Perros de Casa". Merece la pena ser leído.


Con toda probabilidad se ha idealizado en exceso el papel del cazador humano en épocas pasadas. Para una mente fantasiosa como la nuestra, resulta mucho más seductor imaginar a grupos de rudos varones persiguiendo y dando muerte a impesionantes animales que pensar en apacibles familias recolectando bayas en los márgenes de un río o compartiendo cadáveres con otras especies carroñeras. Deduzco que esta visión literaria de nuestro pasado es un tributo a nuestra también ancestral prepotencia y al papel dominante que nos empeñamos en ejercer. De cualquier forma, uno de los factores más interesantes de dicha fase evolutiva es averiguar la razón por la cual, abandonado el nomadismo y convertido en “almacenable” su ganado, continuaron las comunidades humanas persiguiendo y matando animales. La respuesta, por fatalista que pueda parecer, hay que buscarla en esa maldita tendencia genética a agredir a los demás, incluso en circunstancias objetivamente evitables. Porque ese viene a ser, creo, el punto crucial del debate teórico sobre la caza –y la pesca– cuando se practican ambas por estrictas razones lúdicas.






¿Se trata realmente de actividades necesarias, tal y como argumentan sus partidarios? Quizá la cuestión no se presente tan sencilla como aparenta, por lo que antes de dar una respuesta habrá de consensuarse al menos qué entendemos por “necesaria”. En un plano ético –el terreno natural del animalismo–, solo se percibe estrictamente ineludible aquello que exigen nuestras necesidades primarias básicas y que no puede obtenerse por otra vía. Y no es este el caso de la caza y la pesca tal y como aquí las entendemos. No en vano, cabe recordar que noventa y ocho de cada cien españoles carecen de una licencia que les permita matar animales por diversión, lo que induce a pensar que pueden sublimarse de hecho ciertas formas de violencia unilateral sin mayores contratiempos.






La verdad es que no existe un solo argumento coherente que justifique ese crimen execrable al que eufemísticamente denominan arte cinegético. Expresiones como “gestión del medio natural” o “aprovechamiento de los recursos” apenas consiguen maquillar lo que en realidad es una masacre perpetrada por pistoleros con licencia para matar. El lenguaje tecnicista y engolado de sus ideólogos se queda en torpe ejercicio cosmético, con el innoble fin de enmascarar un comportamiento que en realidad se presenta como una dramática mezcla de arrogancia, egoísmo y desprecio hacia el sufrimiento ajeno. Sería desde luego más honesto por su parte legitimar tales agresiones desde una posición antropocéntrica (¡somos los amos del mundo!; ¿qué pasa?) que exponer argumentos propagandísticos con los que distraer la conciencia de la opinión pública.







La caza y la pesca lúdicas (hay quien califica a ambas de “deportivas”) violan los derechos más elementales de seres sensibles, en particular los concernientes a la vida y a la integridad tanto física como emocional. Así, en cada temporada se cuentan por cientos de millones los peces, las aves y los mamíferos perseguidos sin piedad, tiroteados, muertos por asfixia en el caso de los primeros.






Hablamos de sujetos cuyo único “error” fue nacer perdiz en lugar de águila imperial, conejo en vez de lince ibérico, o vulgar trucha y no grácil delfín. La caza y la pesca destruyen familias (muchos animales forman parejas estables de por vida, y para ellos la pérdida de su partenaire constituye una auténtica tragedia). Muchos agonizarán en los ribazos, desangrándose hasta morir por estrés, gangrena o inanición. Y todo debidamente autorizado por la administración, con la inestimable labor aduladora de ciertos periodistas y la trágica pasividad de buena parte de la opinión pública. En una sociedad éticamente decente, los responsables de esta matanza serían detenidos, llevados ante un juez y condenados por agresión gratuita (¿apología del `terrorismo cinegético´ en el caso de los mass media?). Pero la comunidad humana actual ve a los animales como meros recursos, susceptibles por tanto de ser explotados y masacrados por simple capricho.






También en el tema que nos ocupa percibimos indeseables efectos colaterales, y no me refiero a cuestiones [de peso] como el plumbismo o la contaminación acústica, sino a los “otros animales” que sucumben a esta deleznable práctica. Animales por igual dotados de intereses (para cada cual los suyos son los más importantes), individuos usados como simples instrumentos, hablo de perros, de hurones, de aves rapaces, de reclamos vivos… 









Sin olvidar a aquellos que son ensartados sin el menor miramiento en el anzuelo (lombrices e insectos) mientras quien los manipula pone exquisito cuidado en no pincharse el dedito (¡pupa!). Estos “utensilios” son tratados con una brutalidad chapucera, intercambiados y sustituidos una vez tras otra cuando no responden a las expectativas creadas. Todo ello conforma un escenario de muy difícil defensa… salvo que sus promotores se muestren incapaces para la empatía metahumana.

Otra cuestión. Quienes afirman que actividades como la caza y la pesca lúdica resultan imprescindibles para el equilibrio ecológico no han explicado todavía cómo se las arreglaba el planeta antes de aparecer sobre su faz los domingueros de caña y escopeta. Resulta sorprendente –o quizá no tanto– que dicho argumento, en extremo simplista, siga siendo la piedra angular de su discurso. La verdad se muestra mucho más prosaica: todo aquel que decide practicar tales actividades lo hace porque le da la gana y porque le gusta. No hay mucho más. Estamos ante una más entre las muchas ofertas de la “sociedad del entretenimiento” (¡aun en plena crisis!). Tratar de buscar en ello razones conservacionistas o equilibradoras es tan patético como absurdo.






Si de verdad queremos merecer el pomposo título de “racionales”, deberíamos oponernos a la versión lúdica de la caza y la pesca con similar vehemencia que condenamos otros fenómenos de violencia gratuita y unilateral, cuales son los de naturaleza ideológica o de género. No podemos olvidar en ningún momento el espíritu que mueve a toda postura solidaria: la lucha por la justicia y, en lógica consecuencia, su inequívoca condena de todo padecimiento gratuito.

Kepa Tamames


Y me ha gustado mucho, pues no puedo estar más de acuerdo, un comentario dejado a este texto:







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Galgo lover

Galgo lover

CD QUE ESCUCHO ESTOS DÍAS:

CD QUE ESCUCHO ESTOS DÍAS:
¡Me encanta! ¡Me encanta ¡ME ENCANTA! Preciosos temas satandards, maravillosamente producidos. Su voz y estilo parecen los de una jovencisíma Etta James. No me extraña que fuera el cantante favorito de Billie Holiday.

ANTES:

ANTES:
Aunque después de una primera escucha, parece que ninguna de las canciones de este CD es memorable, si son en su totalidad, muy, muy agradables de escuchar. Relajadas, intimas, románticas e incluso tristes. Y muy bien producidas. Para una noche relajada y una copa de vino.

ANTES:

ANTES:
¡Genial! Otro gran descubrimiento. Mejor cantante que otros famosos crooners y muy bien producido. Es un placer escuchar sus versiones, como "I've Grown Accustomed to Her Face". Me ha encantado.

ANTES:

ANTES:
Preciosas canciones, como The "Lipstick On His Collar", de sonido oldie, con buenos e incluso buenísímos arreglos. Cuanto más lo escuchas, más te gusta.

ANTES:

ANTES:
¡Magnifica! Una de las mejores y acompañada por una orquesta fantástica. Los arreglos de cuerdas de "Paradise" deberían haber sonado así, en ese lugar. Pero la versión movida de "What'll I do", me ha horrorizado, siendo una canción tan triste y siempre versionada como balada.

ANTES:

ANTES:
Mi Robbie Williams favorito, cantando standards como el crooner más experimentado. Y con sentido del humor, como en alguno de sus propios temas. Muy disfrutable. Epecialmente, Puttin' On The Ritz, Minnie The Moocher y otras varias.

ANTES:

ANTES:
Hacía décadas que lo escuché por primera vez. Sigue siendo, casi en su totalidad, fantástico y memorable. Y esta edición facsimil es una joya, calcada del vinilo original. Como deberían editarse todos los CD's.

ANTES:

ANTES:
No me vuelve loco la música demasiado electrónica, pero me ha gustado mucho como suenan algunas canciones de este disco.

ANTES:

ANTES:
Este es un CD, que no se por que razón, siempre he ignorado y me ha gustado mucho, especialmente cuatro o cinco canciones.

ANTES:

ANTES:
Una de las mejores voces de los 80, en un disco con temas sensibles y muy agradables de escuchar.

ANTES:

ANTES:
Me vuelve loco "Get Lost" y por eso lo compré. Hay momentos en que Beth Ditto parece La Ciccone, pero con mejor oído :) como en "Get a Job". En general, me ha gustado mucho.

ANTES:

ANTES:
No es solo música maravillosa de otra época, incluso parece música maravillosa de otro mundo más avanzado que el nuestro, lo cual da que pensar.

ANTES:

ANTES:
¡Nostalgia de los 80! "Americanos" es una de mis canciones favoritas de esos años :)

ANTES:

ANTES:
Una versión masculina y para jóvenes de los 50, de Julie London. Es fácil imaginar el efecto que sus canciones y su voz, causaría en los que le escuchaban. Más sensual que muchas obviedades de hoy en día.

ANTES:

ANTES:
Hacía mil años que no escuchaba a la Pasadena Roof Orchestra y me entusiasma tanto como entonces.

ANTES:

ANTES:
¡Genial! ¡GENIAL! ¡¡¡GENIAL!!! Genial cantante. Otro feliz descubrimiento.

ANTES:

ANTES:
Un gran descubrimiento. Cuanto más lo escuchas, más te gusta.

ANTES:

ANTES:
Temas tan conocidos y escuchados que ahora suenan de forma diferente, pero genial.

ANTES:

ANTES:
Maravillosas versiones al mejor estilo clásico, como deben sonar. Y buenísimos arreglos.

ANTES:

ANTES:
Un genial descubrimiento. Lo mejor de los 70 y 80, en un gran CD y fantástico cantante.

ANTES:

ANTES:
Aún mejor que el anterior. Muy disfrutable. Mejor que la inmensa mayoría del pop actual.

ANTES:

ANTES:
Fantásticas versiones. Además de actor y bailarin, Chakiris es un fantástico cantante. Un placer escucharle.

ANTES:

ANTES:
Perfectamente producido e interpretado. Cuanto más lo escucho, más me gusta. Y algo poco común, es que el CD extra, está a la altura también.

ANTES:

ANTES:
¡Fantástica! Algunas canciones parecen parte de la banda sonora de una película de John Waters. Otras de un espectáculo de burlesque.

ANTES:

ANTES:
Siempre me ha gustado más que Sinatra. Muchos me han gustado más que Sinatra.

ANTES:

ANTES:
Tremendamente sensual y un placer de escuchar, aunque las versiones que hace de canciones de Marilyn, no consiguen mejorarla, lo cual no es raro.

ANTES:

ANTES:
Sí, Norman Bates canta. Y te gustará, como a mí, si te gusta Chet Baker

ANTES:

ANTES:
Bastante oscuro e incluso depresivo (lo cual, en música, no es negativo), pero merece mucho la pena, en especial, entre otras, "Glory Box".

ANTES:

ANTES:
Una joya. Especialmente Audrey cantando Moonriver.

ANTES:

ANTES:
Lo más plácido y agradable desde Julie London. ¡No te cansas!

ANTES:

ANTES:
19 temas clásicos, orquesta de Gordon Jenkins y Nilsson. Un relajante placer.

ANTES:

ANTES:
Me gustan mucho en los momentos álgidos, cuando estallan la orquesta y sus voces. Pero no entiendo que cambien el idioma de canciones tan famosas.

ANTES:

ANTES:
Bebe Neuwirth y Nathan Lane juntos, un gran placer. Y está lleno de grandes canciones.

ANTES:

ANTES:
Muy triste de escuchar, por obvias razones.

ANTES:

ANTES:
¡Impresionante voz!

ANTES:

ANTES:
¡Fantástica! me encantan unas cuantas versiones que parecen estar hechas para un espectáculo de burlesque.

ANTES:

ANTES:
Repleto de joyas. Mr. Bennett acompañado de Winehouse, Gaga,Lang, Bubblé...

ANTES:

ANTES:
Su primera grabación en vivo. Imprescindible y genial.

ANTES:

ANTES:
SPECTACULAR! SPECTACULAR! Especialmente los temas producidos por BLAM, Abrahams, Armstrong y DeVries.

ANTES:

ANTES:
Muy, muy agradable y eso es dcir poco.

ANTES:

ANTES:
Muy disfrutable. En especial "Où est ma tête?". Una canción que empieza diciendo: "He perdido la cabeza en la Rue Saint Honoré" te tiene que gustar a la fuerza .

ANTES:

ANTES:
Preciosas versiones y una virtuosa al piano.

ANTES:

ANTES:
Muy disfrutable. Especialmente, "Lonley Avenue" que es una joya.

ANTES:

ANTES:
¡Genial!

ANTES:

ANTES:
Sus últimas grabaciones de estudio. Algunas, joyas.

ANTES:

ANTES:
Desde hace años, mi disco favorito. No me canso de escucharlo. ¿Hace falta decir más?

ANTES:

ANTES:
Un placer con mucho encanto.

ANTES:

ANTES:
¡Unica!

ANTES:

ANTES:
Se te van solos los pies. ¡Muy disfrutable!

ANTES:

ANTES:
¡Tanto Lady GAGA! ¡Tanto Lady GAGA!

ANTES:

ANTES:
¡Es Judy! ¿Hace falta decir más?

ANTES:

ANTES:
Un placer exquisito.

Antes:

Antes:
¡Genial y sorprendente!

Antes:

Antes:
Otra genial cantante británica.

Antes:

Antes:
¡Genial!

Antes:

Antes:

Antes:

Antes:
Un festín para los oidos.

Antes:

Antes:
Preciosa voz.

Antes:

Antes:
17 temas cantados y producidos de p***a madre!

Antes:

Antes:
Gloria Bendita!

Antes:

Antes:
Lleno de pequeñas joyas.

Antes:

Antes:

Antes:

Antes:
Bessie Smith siempre es un placer para mí.

Antes:

Antes:
Mi época favorita de Aretha!

Antes:

Antes: